Excursión Isla Tabarca

La Isla de Tabarca es una pequeña isla mediterránea de tan sólo 0.3 km 2 de supercifie. En realidad, más que una isla, se trata de un pequeño archipiélago, compuesto, aparte de Tabarca, por los islotes la Cantera, La Galera y la Nao. Posee una longitud aproximada de 1800 metros y una anchura máxima de unos 400 metros.

Santa Pola es el punto más cercano de la Península a Tabarca, única isla habitada de la Comunidad Valenciana, situada a tan sólo 3 millas del Cabo de Santa Pola. Tabarca es un lugar único que te atrapa con su historia, haciéndonos recordar que inspiró a artistas y atrajo a piratas. De hecho, para acabar con la piratería, la isla fue fortificada y poblada por habitantes de la isla de Tabarqah (Tabarka) situada en Túnez. Ir de excursión a Tabarca, es un viaje imprescindible que tendremos que realizar si queremos conocer la historia del mediterráneo, sólo tienes que venir al puerto de Santa Pola y coger el barco a Tabarca.

isla

3

Sus rincones arquitectónicos fueron declarados Patrimonio Histórico Artístico en el año 1964. Le recomendamos que no deje de visitar la iglesia de San Pedro y San Pablo, La Torre de San José o La casa del gobernador, sitios dignos de visitar y buscar el recuerdo de alguna instantánea. Tomar un agradable baño o tomar el sol en la playa de Tabarca o en alguna de las pequeñas calas presentes en la isla será un placer para el visitante. La línea de la costa es recortada, formada por pequeños acantilados de escasos metros de altura, con playas de cantos rodados y una única playa de arena con aguas transparentes. La biodiversidad de sus aguas, declaradas reserva marina en el año 1986, es un auténtico paraíso marino de aguas cristalinas y espectacular fauna y flora que hará las delicias de los amantes del buceo. Tamién os recomendamos bucear en la Reserva Marina de Isla Tabarca.

La gastronomía típica de la isla es el caldero, plato típico de Tabarca. Se le solía llamar el cocido de mar ya que se sirve por una parte el arroz con su alioli, para quien guste, y el pescado hervido con patatas hechas rodajas gordas, por otro. ¿Su sabor? Simplemente espectacular. Si vas a la Isla no puedes irte sin probar este plato. Uno de los encantos que se pueden vivir en Tabarca durante el verano, es la tranquilidad del atardecer hasta que anochece, momento en el que relajarse después de un día agotador mientras se disfruta de un coctel o mojito en alguna de las terrazas de la isla.
En verano cualquier deporte náutico tiene cabida en Isla Tabarca, su situación facilita la práctica de buceo, snorkel, alquiler de embarcaciones , etc. Durante el invierno, la isla presenta un panorama solitario y tranquilo, ideal para relajarse.